REPSOL no nos representa

Sepamos algo de REPSOL, este ente con aires patriotas y un enorme complejo de multinacional especializado en mutar de lo público a lo privado y de serlo, a veces, al mismo tiempo. Esta empresa, patrimonio actualmente, en teoría, de sus dueños, nació en 1927 como un monopolio repulsivo, CAMPSA, el único organismo autorizado por el régimen para comerciar carburantes en España. Para ello la cúpula dirigiente de aquellos años no dudo en expropiar y expulsar a las empresas extranjeras que entonces lo comercializaban a favor de la mafia que puso en la dirección de la compañía,  provocando el malestar y el boicot internacional que se tradujo en un bloqueo a España en la venta de petróleo. Cabe destacar, casi como anécdota, que de este bloqueo nos libramos gracias a que los sinvergüenzas que gobernaban entonces lo eran tanto o más que los que lo hacen ahora y siempre y no tuvieron problema en negociar el abastecimiento con la URSS, la única dispuesta a saltárselo, mientras en las calles seguían difundiendo que los comunistas tenían cuernos y rabo. En este proceso, obviamente, se produjo un enriquecimiento desmedido de quienes diseñaron la infame operación, inmortalizado por el pueblo en la interpretación de las siglas de la compañía que corría de boca a boca a la velocidad de la luz por pueblos y barrios: Como Acaparan Millones Primo, Sotelo y Anido.

Desde entonces, este engendro, haciendo gala de una sorprendente capacidad de mutación en la condición pública o privada de su capital, ha extendido sus tentáculos aprovechando los movimientos financieros, el negocio de la crisis, siendo su pelotazo más significativo la adquisición en 1999 del monopolio estatal de carburantes argentino YPF, en los peores momentos de la crisis económica Argentina, del llamado corralito. Esta adquisición, que trató de venderse al mismo tiempo como una ayuda a los hermanos argentinos y como una genial operación financiera de la que todxs saldríamos beneficiados, tenía más bien todo el aspecto de ser el festín de la hiena, similar al que Telefónica se dio y pretende seguir dándose a lo largo y ancho de Sudamérica. Han pasado los años desde entonces y nadie ha visto de cualquier forma aquí en España el beneficio, si lo vio usted, lector, enhorabuena, yo no.  Pero la peor parte parece que se la han llevado los argentinos, donde su gobierno ha decidido decir basta y expropiar.

Nada hay de bueno en la expropiación, dado que no se trata de una cesión al pueblo para su gestión directa, sino de la expulsión del anterior dueño y su gestión por el Estado, que lo que hace es entregarla a unos dueños distintos, más “patriotas”, para que se forren y volver a ponerla en venta pasados unos años. Pero es aún peor el multinacional-colonialismo del ente español. Debemos exigir la investigación de todos estos oligopolios, y el fin de su colonialismo económico. Pero también que las supuestas expropiaciones de bienes “del Estado” no sean para el beneficio de los miembros de el estado y sus corruptelas y entelequias sino de las personas, y su explotación se diriga a su bienestar, lo que sólo sucederá cuando las gestionen ellas mismas y no ese estado, cualquiera que sea.

En cualquier caso, debemos exigir la publicación en absoluta transparencia de informes que ilustren todas las inquinidades de los procesos de venta, compra, expropiación, cuanto haya habido en estos engendros petroleros, al margen y dentro de la ley, para poder juzgar con propiedad y eludir y desenmascarar los intentos de limitar el enfoque a un conflicto nacionalista, como se pretende. REPSOL no nos representa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: