23F: queremos saber II (sabemos)

En la cercanía del 23F se han hecho felizmente públicos algunos informes del que en 1981 era embajador alemán en España, en concreto una conversación con el borbón, posterior al intento de golpe de estado, en la que el Rey muestra sin tapujos su simpatía y acuerdo con los golpistas y con sus aspiraciones, llegando a pedirle incluso que interceda por ellos ante la justicia. No puede cabernos ya ninguna duda: el borbón era el Elefante Blanco.

Lo primero que hay que reprochar no obstante es el por qué estos informes no se publicaron inmediatamente. Sin duda en estos mismos instantes estas gentes de arriba están hablando cosas semejantes, con igual frialdad y cinismo, sobre lo que nos está pasando en la actualidad, sobre el atraco de la crisis, sobre la privatización del Canal de Isabel Segunda o sobre las intenciones de atacar Irán, cosas que si conociésemos podrían sernos muy útiles ahora, dentro de 30 años no tanto.

Pero qué le vamos  a hacer, más vale tarde que nunca. Es una prueba más, para quien quiera verlo, claro, de que el golpe de estado que algunos militares intentaron dar en España hace ya 30 años pretendía liquidar el Congreso e instaurar un consejo militar en su lugar, pero conservando al Rey en el mismo sitio. Algo de lo que el borbón estaba completamente informado y con lo que estaba comprometido. Al menos igual o más comprometido de lo que estaba con Adolfo Suarez y la transición, dado que no tenía nada que perder, y si mucho que ganar. Triunfase o no, el golpe tendría el efecto deseado: amedrentar a la población para detener sus justas reivindicaciones y al propio Adolfo Suarez, a quien en esa misma conversación hace abiertamente culpable del golpe por “despreciar” al Ejército, lo que les habría llevado a “actuar por su cuenta”, al más puro estilo negacionista franquista, que es el suyo, el del borbón. De hecho, incluso fracasando, el golpe triunfó con inmediatas concesiones a la ideología golpista, como la LOAPA. No se trata de una especulación:

Los cabecillas sólo pretendían lo que todos deseábamos. Concretamente, el restablecimiento de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad.

Lo último que debía hacer de acuerdo a sus intereses personales era exactamente lo que debiera haber hecho de acuerdo a los intereses de los españoles, pararles antes de intentarlo, impedir el triunfo totalitario y la represión consiguiente, o algo peor aún: otra guerra civil, millones de muertos… Lo sabía y no hizo nada, como ya decía en este sitio hace cuatro años, se limitó a esperar que terminase el partido para darle la copa al ganador y ponerse de su parte, eso sí, consolando al perdedor. Sólo cuando vio que el golpe estaba perdido, que apenas era seguido por un pirado en el Congreso y unos tanques en Valencia, optó por el plan B, tratar de aparecer como el salvador de la democracia. Y le salió, no era difícil contando con la ayuda de los políticos, que prefirieron asumir y difundir la versión que aseguraba la nómina de ese mes, o la prensa del régimen, que aún hoy, tras documentos como éste, sigue vendiendo la moto oficial con apenas alguna referencia a enigmas aún no descifrados o momentos oscuros… como si no estuviese bastante claro.

Cuando al fin logremos en este país, si es que algún día lo hacemos, vivir en democracia, cuando derribemos el muro y accedamos objetivamente a lo que aquí ha estado pasando, no podremos sino clasificar este infame periodo histórico como uno de los más oscuros y negativos de nuestra política.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: