Yo también soy gordo cabrón

A mi el tipo de negocio de megaupload no me agrada, y no me parece ni mucho menos un ejemplo a seguir. Pero tampoco me parece que su estilo de vida sea se diferencie en nada al modelo de empresario de éxito que impera. Su demonización es tremenda, de libro. Ya no hace falta que haya caso, las pruebas son prescindibles, lo único necesario es fabricar por la TV al villano y su sentencia será dictada de antemano y nadie la discutirá, bajo pena de parecer otro gordo cabrón más.

Entremedias, millones de personas en todo el mundo, que compartían sus archivos en MegaUpload, han sido robadas: muchos de estos archivos son de propia autoría, o están sujetos a copyleft, se subían a los servers de Megaupload sólo por su excesivo peso, que es para lo que servía el sitio, para compartir archivos pesados. Es, por poner un ejemplo, como si el Estado cerrase el Banco Santander y se quedase con los ahorros de todxs los clientes porque una parte indeterminada de esos ahorros se hubieran conseguido de forma fraudulenta.

Por otra parte, la red está petada de negocios como este o “peores” ¿por qué Megaupload precisamente? Ahora vamos teniendo una idea. El “gordo cabrón” pretendía algo bien simple: liquidar completamente a las discográficas, darles la puntilla mediante un nuevo modelo que prescindía de sus servicios de intermediario chupón, “…dando a los artistas el 90% de los ingresos por descarga”. Que casualidad. Yo también, todxs somos gordo cabrón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: