Caso Scala: 33 años de impunidad terrorista de Estado

Hace 33 años, el 15 de enero de 1978, el Gobierno de España corrompía hasta la raíz el Estado de Derecho perpetrando horrendos delitos de terrorismo para acusar de ellos a la CNT y al anarquismo y de esa forma detener su imparable resurgir. Se mostraba con ello hasta qué punto el diseño de Dominación a imponer en España, con el acuerdo de franquistas, socialistas y comunistas, iba a perpetrarse, a sangre y fuego si fuera necesario. Y sin importar que en el camino varios inocentes muriesen  y otros fuesen torturados y perdiesen algunos años de sus vidas encerrados en las terribles cárceles del tristemente prolongado postfranquismo que vivimos. Ha llovido desde entonces, y tenemos que concluir, a tenor del transcurso de la historia, cuánta razón teníamos y tenemos en oponernos frontalmente a la transición a la mercadocracia y en concreto aquel día a la muerte del movimiento obrero que supusieron los pactos conocidos como “de la Moncloa”.

En este día sólo puedo ofrecer un fuerte abrazo a quienes tuvieron la desgracia de ser utilizados en la  encerrona del Scala, y a todxs lxs compañerxs que a pesar de la desinformación tan tremenda que aún hoy perdura y la terrible represión posterior hemos sido fieles al sindicato y a las ideas libertarias. El máximo desprecio por Rodolfo Martín Villa, la herramienta represora criminal, uno de esos fascistas reconvertidos a “demócratas de toda la vida” que ha engordado sus cuentas corrientes con nuestro dinero como pago a los “servicios prestados” en la labor de cercenar nuestra libertad y nuestros derechos y reprimir toda iniciativa al acceso a un sistema democrático. Y no menos para todos los señores y señoras políticos que con su mera existencia electoral legitiman actos de terrorismo de Estado como éste. Cada vez que un payaso de este circo parlamentario que sufrimos habla de la “democracia”, de las “instituciones” o del “estado del bienestar”, llámese como se llame el fulano, está hablando de ésto, de la impunidad del terrorismo de Estado en su máxima expresión, de su violencia ilimitada y mezquina contra el pueblo, de la que todos estos paniaguados del primero al último son responsables.

Pero no cabe odio y resquemor, seguimos adelante, y seguiremos, allí donde exista un anhelo de libertad el anarquismo resurgirá una y otra vez, porque como dijo Grossman la aspiración innata del hombre a la libertad es invencible, puede ser aplastada pero no aniquilada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: