Por poner nombre a lo que estamos haciendo

Aunque parezca extraño hay quien le llama justicia, nacionalismo, incluso progreso. La verdad es que es mucho más gráfico calificarlo de hacinamiento, exterminio, racismo, insolidaridad y prepotencia, egoísmo, desmemoria, panzismo…

Fue a mediados de diciembre cuando una mujer congoleña moría de meningitis en el CIE de Aluche. El auto judicial levantado tras el suceso no dejaba lugar a dudas: “palmario hacinamiento” de los internos, instalaciones de “especial gravedad” donde “ni tan siquiera existe una habitación de enfermería donde los internos enfermos pudieran estar aislados de los sanos”. No era nada nuevo, el informe Miradas tras las Rejas de Pueblos Unidos ya lo había denunciado. Si le hubieran hecho caso quizá esa mujer estuviera viva.

Tampoco hubiera estado mal que se hubiera escuchado ese auto judicial, porque acaba de morir otro huesped involuntario de estos campos de concentración. La verdad es que es tanto lo que se ha hablado sobre los CIES, vean si no esto, o esto otro, o este vídeo, que estas muertes nos hacen responsables a todxs. Para eso sirve en parte la difusión, para hacer en parte nuestra la noticia, en la parte que nos toca… y por eso hay tanta gente que no quiere saber nada, que no quiere informarse, para no ser nunca partícipe. En realidad, para no parecerlo, porque aunque no lo quiera saber es tan responsable como lo somos todxs.

Porque hay muchas cosas que podemos hacer. Basta con ponernos un momento en el lugar de todas estas personas y empezaremos a darnos cuenta de cuáles son esas cosas. Empezando con dejar de ser racistas, pasando por denunciar y combatir el racismo en nuestro entorno. Podemos acudir y apoyar toda iniciativa contra el racismo, que las hay, la próxima aquí. Podemos paliar su situación aportando medios para que puedan eludir la acción de la injusticia sobre ellos. Y podemos enfrentarnos, simplemente, a las redadas racistas, como vemos en este vídeo. O pasar de todo, claro, o incluso pensar que viven como reyes a nuestra costa, que se aprovechan de nuestro régimen de bienestar y culparles de todo. Pero debemos saber, es el objeto de esta entrada, que esta última opción no es ya sólo mezquina, cínica y miserable, simplemente es que no es nada realista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: