Consenso, deliberación y democracia

Una de las grandes virtudes que el 15M ha contagiado en estos pocos meses  y seguirá haciéndolo a cada vez más gente es la revalorización del consenso. Pero no podemos hablar de consenso sin hacerlo al mismo tiempo sobre el entorno de deliberación libre y personal en el que se lleva a cabo, desde la visión y expresión sin prejuicios de gente que se representa sólo a si misma, sin distorsiones partidarias o de cualquier clase, y por tanto delibera sin puntos de partida innegociables, con lo que llegar a posturas comunes, realmente beneficiosas para la sociedad, es mucho más sencillo.

Nunca he sido partidario del consenso en política. Para mi generación el consenso se ha asociado a la necesidad de pactar con minorías retrógradas unos mínimos constitucionales que han seguido constriñendo las libertades de los españoles durante más de 30 años, a sumar a los de dictadura franquista. Pero además, en un debate, siempre puede llegar un momento en el que dos posturas no están de acuerdo, y entonces hay que votar. Parece a simple vista imposible consensuar con la Iglesia la desaparición de la religión de los espacios públicos, o con los empresarios un reparto diferente de los beneficios… Pero eso sucede cuando quienes debaten lo hacen desde posiciones prefijadas inamovibles, es muy diferente cuando se hace liberados de las distorsiones que nos impone la trinchera… así es que hay pedir lo mismo a todos: habrá que dejarse la sotana, o la billetera, en la puerta.

Si será posible que así sea, que abramos el paso a esta otra visión de la democracia, sin demagogias ni partidismos, depende en realidad de nosotrxs. Pero si lo miras de frente, la verdad es que eso apenas importa. Porque millones de personas en todo el mundo aún no pueden hacerlo, no pueden prescindir de aquello que les paga, les apabulla, les obsesiona o les esclaviza, no pueden dejar toda esa mierda en el perchero y deliberar en asamblea por si mismxs. Y corregir esto, elevar el grado y el alcance del contagio, eso sí que importa. Otra democracia es posible, y no la busques en el Parlamento, está dentro de cada unx de nosotrxs.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: