Irregularidades electorales en el 20N: Lo llaman democracia y no lo es

Al inicio del proceso electoral del 20N, cuando se promovió en Corto Plazo la petición de observadores internacionales para supervisar su limpieza y validez, algunos nos tomaban por locxs. Ahora que todo ha pasado creemos que la mayoría de los españoles estamos seguros de que nunca fue tan necesario. Elecciones generales como la vivida le hacen a unx preguntarse si alguien ahí arriba se ha tomado jamás en serio esto de votar, y no nos referimos únicamente a la injusta ley electoral que tirará nuestro voto a la basura si no votamos al bipartidismo:

Hoja de control de irregularidades electorales de Política Corto Plazo Sol

  • Avales: La necesidad de presentación de avales por los partidos extraparlamentarios limitó (y limitará en el futuro) la libertad del voto, al trabar y a veces impedir la concurrencia en igualdad de condiciones a numerosos partidos, afectando a la pluralidad. La propia definición del término como “aval” y la inexistencia de campaña institucional alguna para explicar esta limitación propicia la dificultad de su obtención: los partidos minoritarios han cosechado la indiferencia cuando no agresividad de aquellos a quienes han pedido avales, al identificarlo inmediatamente con un aval económico.
    Además, otorgar el aval a un partido (sólo puede hacerse a uno) puede considerarse una declaración explícita del voto, siendo como mínimo una evidente declaración de tendencia o simpatía con una opción específica de voto, lo que contraviene su secreto. Es un hecho que esta comprometida información se revisó con meticulosidad por organismos estatales, y sospechamos que, al no haberse regulado su confidencialidad y necesidad de destrucción, las preferencias electorales de los avalistas pasarán a engordar su ficha policial.
    Esta necesidad de avales, al ser la primera vez que entraba en vigor, se ha ejecutado además con un gran número de irregularidades: indefinición, indefensión, contradicciones letales, prohibiciones urgentes, que han terminado en el Constitucional. Las listas en litigio fueron en la mayoría de los casos aceptadas, pero la ley sigue vigente, en las mismas deplorables circunstancias.

  • Voto por correo para residentes en el extranjero: La arbitrariedad del protocolo de voto por correo da lugar a numerosas irregularidades, que impiden o limitan gravemente el derecho al voto en muchos casos. Estas irregularidades han sido especialmente graves este año, limitando la participación a un inaceptable 4,2% que deja fuera a casi millón y medio de votantes, por dos razones:

  1. La reforma de enero obliga al votante que vive en el extranjero a solicitar el llamado voto por rogado, comunicando personalmente su voluntad de ejercer su derecho a votar. Por esta razón sólo se inscribieron 138.031 personas, un 9,4% de los censados (en 2008 fue el 31,74%, en 1989, el 36,15%)
  2. Tras los retrasos consecutivos en la recepción de la documentación necesaria, provocados por la exigencia de avales que anuló algunas listas en primera instancia y subsanadas a última hora menos de la mitad de los inscritos lograron votar finalmente (68.955, un 4,2% de los censados).

  • Irregularidades en los colegios electorales. La acción“Irregularidades en los procesos electorales en España que tenía por objeto la denuncia de irregularidades (y anormalidades) electorales, con especial atención al comportamiento en torno a las mesas y las garantías en el secreto y privacidad del voto, muestran determinadas líneas en común, con independencia de localización:

  1. Inusitada presencia policial en algunos colegios electorales. Aunque esta presencia sea legal, su desproporcionalidad es un síntoma de la desconfianza del propio sistema hacia la urbanidad de los ciudadanos que, sin embargo, convoca para la expresión de su voto. Intensificándose de manera intolerable esta presencia en las salas destinadas a la recogida de papeletas electorales.
  2. Ligero retroceso en los mecanismos para preservar la privacidad del voto. Especial mención a las cabinas: estado descuidado, desorganizado y desprovisto de papeletas.
  3. En algún caso hay que lamentar el impedimento a desarrollar libremente la iniciativa de denuncia de irregularidades ante la negativa de aceptar el formulario de denuncia.

  • La lamentable estupidez de prohibir las camisetas verdes: durante la jornada electoral se recibieron misteriosas instrucciones de la Junta Electoral de Madrid (82/2011 y 84/2011) que llamaban a la policía a impedir el voto a quienes portasen camisetas verdes en defensa de la enseñanza. Se produjeron episodios dantescos, y más de 200 personas por el momento han recibido una citación, de la que puede resultar un año de prisión. No será así, porque la camiseta obviamente no incumple ninguna norma electoral al portar la leyenda ESCUELA PÚBLICA, DE TOD@S, PARA TOD@S. Se trata de un comportamiento incalificable, de república muy bananera.
  • Destrucción de listas de votantes: El voto en España es un derecho, no un deber. Nada ni nadie obliga al votante a votar, y el único voto útil es el voto, o el no voto, en libertad. Durante la votación se generan la llamadas listas de votantes, que tienen tanto los vocales como algunos apoderados de los partidos mayoritarios, donde figuran los votantes de esa mesa, y donde se tachan los que votan, al objeto de evitar el doble voto. Al final de la jornada electoral dicho listado NO es destruido, quedando a disposición del Estado, y lo que es peor, de los partidos, cuyos apoderados tachan a los votantes en sus propias listas y las conservan para uso y explotación propios. No existe norma legal que obligue a su destrucción. Esta circunstancia contraviene una de las libertades fundamentales: la libertad de voto, es decir, la libertad de votar o no votar y de que dicha decisión sea personal y secreta. Estos registros están siendo utilizados para la localización y el acoso de abstencionistas, con casos probados como éste,  o incluso podrían localizar el voto a partidos minoritarios en pequeñas secciones electorales.

Y finalmente las irregularidades habituales, empezamos con la que denuncia el comercio,  algo de lo que aún no tenemos suficientes datos:

  • El 15 M denuncia el hallazgo de actas electorales firmadas en un contenedor
    El Movimiento 15 M asegura que ha encontrado en un contenedor de basura dos actas firmadas con la recopilación de votos depositados el pasado 20 de noviembre en una mesa electoral de Avilés, además de credenciales de nombramiento de interventores y diversa documentación. También sostiene que dichas actas «contienen diversas irregularidades», tales como «computar los votos nulos y en blanco como abstención».
    Como consecuencia del hallazgo que denuncia, el movimiento 15 M tenía previsto iniciar ayer una recogida de firmas, tanto en la calle como en la red, para exigir la supervisión pública de todas las actas electorales y la repetición de los comicios en aquellas mesas en las que se detecten irregularidades.
  • Irregularidades en La Rioja: IU denuncia múltiples irregularidades  que asignan sus votos a otras formaciones, “presentará una reclamación ante la Junta Electoral y denuncia la falta de rigor del escrutinio oficial ofrecido por el Ministerio del Interior.”

Si tras leer lo anterior aún piensa el lector que vive en democracia debería revisar sus conceptos. Vivimos el régimen totalitario del capital en el que las libertades cada día son más limitadas, como los salarios. Indignaos, con razón, porque lo llaman democracia y no lo es, nunca lo fue, cada día lo es menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: