La calidad del ladrillo

Las ISO han hecho mucho bien a la industria, pero también algo de mal. Su peor legado, si es que acaso fue suyo el invento, que creo venía de antes, son los indicadores. En manos de palurdos son un arma letal.

Un empresario del ladrillo, por ejemplo, está acostumbrado a crecer un 60% anual, por ejemplo. Eso se traducirá en una deliciosa gráfica que proyecte allá a lo alto una empinada línea. Asumido ese crecimiento, será sin duda fijada una previsión del 120% para el año siguiente… será difícil convencer a ese preclaro emprendedor que su crecimiento debe sostenerse. No será difícil, será imposible.

Por ahí se va entendiendo lo que nos está pasando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: