¿Bolchevismo? no, gracias

Hace poco más de 20 años, más o menos a finales de los 70 / principios de los 80, acompañé a algunos amigos a una reunión de una célula de la Joven Guardia Roja. Estaba de supermoda. Pero el caso es que a mi no me gustó nada, aunque tenía una cierta formación política (había leído más trozos de El Capital que de El Quijote, escuchaba a Kilapayún o Victor Jara y cosas por el estilo, aunque mucho más a Bob Dylan, King Crimson, Génesis o Pink Floyd, claro) aquello me pareció bastante más pesado que una misa, aún más lleno de imposiciones y requerimientos, y sobre todo sobrado de penitencias para los traidores. No volví a asistir. Cuando un amigo me lo reprochó, pasados unos días, de malos modos, requiriendo mi constancia, mi militancia y solidaridad y bla bla, acusándome de pancista, mi instinto me dijo que aquello no iba conmigo.

Poco después contacté con gente de la CNT, acudí a una asamblea, y hasta la fecha. Pero no nos desviemos, ya hablaré de mi militancia anarquista, ahora solo quiero hablar de mi, entonces incipiente, anticomunismo. En las numerosas actividades políticas en las que he intervenido he colaborado con ecologistas, pacifistas, conservadores, republicanos, etc… y por supuesto con casi todos los diferentes grados de marxistas. Todo ese tiempo traté de mantener la distancia con estos muchachos y muchachas, siempre por ese mismo instinto, cada vez sospechando más de sus tendencias totalitarias, pero sin documentarme demasiado, con cierta condescendencia progre, como sucede con tantos otros militantes por los derechos ciudadanos en España. Cuando me documenté a fondo sobre la guerra civil española, y en concreto al leer sobre la represión anarquista y del POUM, mi anticomunismo escaló un par de grados, obviamente, aunque aún mostraba cierta simpatía y colaboración con ellos. A fin de cuentas lo de aquí era otra cosa.

Bueno, eso ha terminado, definitivo. La basta documentación que hasta la fecha he leído y visionado sobre la segunda guerra mundial me ha obligado, como siempre lo hace (Internet ahora es muy útil para estas barridas documentales mías, que antes sólo contaba por miles de páginas de libros), a derivarme a otros campos adyacentes. Uno de estos caminos ha sido lógico: invasión de Rusia-StalingradoNKVDLubiankaGulagsHolodomorAnticosmopolitismo… pasando, cada vez más impresionado, acongojado, a la propia revolución rusa y el golpe de estado bolchevique, temas que hasta ahora sólo había visto de pasada por autores como Solzhenitsyn o en vistazos a la historia universal. He leído libros memorables, que no olvidaré, y los que me quedan, pero por encima de todo he descubierto a Vasili Grossman, lo cual no puedo dejar de calificar como una de las mejores cosas que han pasado en mi vida. Grossman es un escritor sobresaliente, y su obra maestra, Vida y Destino, una joya de la literatura universal que marca una profunda muesca en mi memoria, tan profunda como la de La montaña mágica, Ulysses, Ferdydurke, En busca del tiempo perdido o, cómo no, su antecedente histórico: Guerra y Paz.

Y es que actualmente esa simple asistencia a una reunión clandestina siendo adolescente me hace sentir mal. Todos estos años de callada cuasi complacencia ante lo que fue el horror bolchevique me causa nauseas, me siento, aunque sea un poquito, cómplice de la barbarie. Tardé un instante en condenar al totalitarismo nazi por el holocausto, como me ha bastado un vistazo a los métodos Zionistas para condenarlos. ¿Por qué he tardado tanto en captar con nitidez y condenar la barbarie sin medida del totalitarismo soviético, la salvajada fuera de toda humanidad que cometió, y en cierto modo sigue cometiendo, esta gentuza con los ciudadanos de Rusia? lo siento, lo siento de veras. Tengo una deuda con todas estas personas, con todos estos muertos, y sospecho que me faltará tiempo para saldarla. Vaya esta entrada como primer plazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: