Memoria histórica en el torneo municipal

Tremendo. Pablito juega la liga municipal de Benjamines de fútbol-sala. Este año juega con niños un año mayores que él y algunos son mejores, sobre todo tienen mucho más disparo a puerta, con más fuerza, pero en general el equipo juega más definido, mucho más prof, y él se ha hecho un sitio titular en la defensa: con la energía, las ganas y la visión de juego que tiene es donde mejor rinde. Le va muy bien, corta casi todos los ataques rivales y como siempre da unos pases de gol tremendos.

El primer partido, contra el concertado del barrio (le teníamos ganas), lo ganaron con una gran autoridad, 5-2, al menos 3 de nuestros goles vinieron de pases suyos medidos y los goles en contra vinieron a balón parado, uno de penalty y otro de falta directa. A propósito, vaya broncas echaban los entrenadores del concertado a los niños en el descanso y el tiempo muerto que pidieron (porque pidieron un tiempo muerto y todo). Impresentable, nuestros chicos van a divertirse, y a jugar todos, ganar es lo de menos (quizá por eso es por lo que ganan) y jamás consentiríamos unas broncas así, pero claro, debe ser que los que llevamos a los chicos a colegios públicos es que somos muy radicales y nos importa poco su educación.

Pero la razón de esta entrada es otra, si habéis logrado acceder al enlace lo habréis visto, tan sorpendidos como yo. Nuestro equipo es el Guindalera, el nombre de nuestro barrio. El concertado, que ya se la ha llevado doblada, es el Caldeiro, no está mal el nombre para ser de curas, pues es el único concertado del grupo, el resto son todos públicos. La semana que viene juega contra El Dulce Nombre de Jesús, extraño nombre para un colegio público en un Estado que se autoproclama aconfesional, pero bueno, pse, se supone que el nombre de Jesús será dulce para muchos, para mí, que lo he probado, fue más bien amargo, pero bueno, no vamos a enfadarnos. Pero atención, el último partido de la fase de grupos será contra otro colegio público, que se llama, tachán…: General Mola, toma ya. I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E.

Si señor, se trata del General Mola, uno de los máximos responsables del genocidio franquista, responsable del Frente del Norte, del mismo tipejo que, paseando en los desechos de la desolada Guernika, cuando uno de sus lugartenientes le preguntó “¿Era necesario hacer ésto?” contestó: “Esto es lo que había que hacer con todos los vascos y los catalanes”. Así se llama un colegio público de Madrid… no sueñan, es real. Toma memoria histórica, toma Garzón, toma democracia, toma constitución. Nosotros cuando animamos decimos “Guindalera, Guindalera…” ¿Que dirán estos padres para animar a su equipo? Mejor no pensarlo.

En fin, que el chaval está motivadísimo. A sus 8 años carga con una tremenda responsabilidad: la semana que viene, por el aconfesionalismo del Estado, la siguiente, por la memoria del holocausto franquista, por España, por la paz y la reconciliación, contra el fascismo genocida, Guindalera campeón, oe oe oe.

Anuncios

2 Respuestas a “Memoria histórica en el torneo municipal

  1. Faro justiciero 15 noviembre, 2008 en 9:42 pm

    Dirán: mola mazo !

  2. miloren 3 diciembre, 2008 en 1:39 pm

    😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: